01/12/2019


Día mundial del sida: 10 medidas para terminar con el VIH


En Argentina, se estima que 139.000 personas viven con VIH y cada año se notifican 5.800 nuevos casos.

Indetectable=intransmisible es la fórmula que condensa el último gran avance en la historia del VIH y de la medicina en general: las personas que viven con el virus, están en tratamiento y mantienen su carga viral indetectable en sangre por más de 6 meses, no lo transmiten por vía sexual (no aplica para la transmisión sanguínea o la lactancia). “Este avance en el conocimiento del VIH representa un aporte significativo para terminar con la epidemia”, destacan desde Fundación Huésped, que en el marco del Día Mundial del sida (se conmemora el 1 de diciembre) difundió 10 medidas necesarias para terminar con el VIH en Argentina.

Se estima que en el país 139.000 personas viven con VIH (aunque el 17% lo desconoce) y cada año se notifican 5.800 nuevos casos y más de un tercio de esos nuevos diagnósticos se realiza en forma tardía, cuando el virus ya debilitó las defensas del cuerpo, de acuerdo al último boletín epidemiológico con los datos actualizados sobre VIH, sida e infecciones de transmisión sexual en el país, presentado el jueves en la Secretaría de Salud.

“El acceso al diagnóstico oportuno es un factor determinante para la mejor respuesta al tratamiento de la infección, resultando en una mejora en la calidad de vida de la persona”, afirmó al respecto Miriam Burgos, subsecretaria de Prevención y Control de Enfermedades Comunicables e Inmunoprevenibles.

Para favorecer el diagnóstico temprano, desde la cartera nacional y organizaciones que trabajan por los derechos de las personas que viven con VIH/SIDA (como Fundación Huésped y AHF) promueven la realización de manera gratuita, voluntaria y confidencial del test de VIH. En el país existen 839 centros de testeo y 26 consultorios amigables, precisan desde la Secretaría de Salud.

Argentina cuenta con herramientas para la prevención, el testeo, el tratamiento y la retención de las personas con VIH dentro del sistema de salud. Sin embargo, no cambian significativamente los números en relación al VIH en nuestro país. “Si queremos diagnosticar el 90% de las personas tenemos que expandir masivamente el testeo. Según experiencias en otros países, considerando nuestros 22 millones de personas sexualmente activas deberíamos ofrecer cada año al menos 6 millones de test, pero en 2018 solo se distribuyeron 800 mil. Avanzamos pero nos queda mucho para mejorar si realmente queremos eliminar el VIH”, afirmó Omar Sued, director de Investigaciones de Fundación Huésped.

Mantener relaciones sexuales sin preservativo sigue siendo la principal vía de transmisión del VIH: esa es la causa detrás de más del 98% de los nuevos casos, así como del alarmante aumento de otras infecciones de transmisión sexual (por cada nueva caso de VIH hay 6 de sífilis).

Las 10 medidas para terminar con el VIH
“Hoy, terminar con el VIH es posible. Si el 90% de las personas con VIH conociera su diagnóstico, el 90% de ellas accediera al tratamiento y el 90% de ellas mantuviera su carga viral indetectable, sería posible controlar la epidemia de VIH/sida en 10 años. Pero esto difícilmente podrá concretarse si, además de garantizar el acceso al tratamiento y estudios de carga viral, no incorporamos una herramienta fundamental: la PrEP o profilaxis pre-exposición, que ha demostrado su eficacia al reducir la posibilidad de contraer la infección por parte de las poblaciones en mayor riesgo. El desafío es alcanzar a toda la población”, destacó Pedro Cahn, director Científico de Fundación Huésped.

En este marco, Fundación Huésped lanzó la campaña Ponete la cinta, que busca que el nuevo gobierno implemente las 10 medidas necesarias para terminar con el VIH en Argentina.

“Lejos de ser una utopía, controlar la epidemia de VIH es una meta alcanzable. Estas 10 medidas demuestran aquello que se puede conseguir a través de la solidaridad, las acciones empíricas y la colaboración multisectorial y, al mismo tiempo, representa una oportunidad de gran trascendencia con la que sentar las bases de un mundo más justo y equitativo para las generaciones futuras”, destacó Leandro Cahn, director Ejecutivo de Fundación Huésped.

Las 10 medidas

1. Asegurar el tratamiento, vacunas, y pruebas de carga viral y resistencia para todas las personas con VIH. Garantizar el presupuesto necesario y mejorar la planificación y ejecución de las compras de antivirales, vacunas y reactivos para todas las personas con VIH.

2. Expandir el acceso al test de VIH. Descentralizar, promover estrategias innovadoras como el auto-testeo y derribar las barreras de acceso, tanto administrativas como aquellas que profundizan el estigma y la discriminación, de manera de disminuir la cantidad de diagnósticos tardíos.

3. Promover el Indetectable = Intransmisible (I=I). Desarrollar estrategias de difusión entre los equipos de salud y la población general acerca de que una persona con VIH que tiene su carga viral indetectable por más de seis meses y es adherente al tratamiento no transmite el virus por vía sexual, para contribuir a la disminución del estigma.

4. Implementar la profilaxis pre exposición como política pública de prevención combinada junto con el preservativo y la ESI. Poner en marcha estrategias de prevención combinada que incluyan la Profilaxis Pre Exposición (PrEP) para las poblaciones en mayor riesgo de infección, además de estimular el uso de preservativo y la Educación Sexual Integral.

5. Jerarquizar a los equipos de salud para el abordaje integral del VIH, Hepatitis virales e ITS. Fortalecer a los equipos de salud como actores clave en el abordaje del VIH, otras infecciones de transmisión sexual y hepatitis virales.

6. Comprometer fondos para investigación científica. Promover el financiamiento y la investigación científica para el desarrollo de políticas públicas basadas en la evidencia local y compartir esa experiencia a nivel regional y global.

7. Desarrollar campañas de comunicación. Llevar adelante campañas de comunicación masiva para informar, prevenir y contribuir a eliminar el estigma y la discriminación del VIH, hepatitis virales y otras ITS.

8. Articular con la sociedad civil. Trabajar junto a organizaciones de personas con VIH y otras organizaciones de la sociedad civil para avanzar en la respuesta integral a la epidemia, incorporando la estrategia de navegadores pares.

9. Implementar las reformas estructurales para optimizar la respuesta integral al VIH. Liderar desde el Ministerio de Salud de la Nación con las 24 jurisdicciones, los sub-sectores del sistema de salud y los laboratorios productores una estrategia consensuada, sólida y sustentable para reducir costos, disminuir la fragmentación del sistema de salud y favorecer un acceso homogéneo y equitativo a los medicamentos y otros insumos.

10. Garantizar los derechos sexuales y reproductivos. El VIH es una infección de transmisión sexual. Solo podremos controlar la epidemia asegurando la implementación de  las políticas y los fondos necesarios para garantizar el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, en especial de aquellas poblaciones más vulnerables (como la población trans, los hombres que tienen sexo con hombres y las juventudes).

Fuente: Clarín.com


×